Testosterona e Hipogonadismo

¿La testosterona lo vuelve agresivo?

Agresividad y testosterona

La agresión es la intención de hacerse daño a uno mismo o a otra persona que preferiría evitar ese trato. Estos actos pueden ser impulsivos (reacciones momentáneas de abuso físico o verbal) o instrumentales (incluida la agresión pasiva, con un objetivo a más largo plazo en mente) y suelen ir ligados a consecuencias negativas. No es de extrañar, por tanto, que aunque la agresividad sea un rasgo evolutivo y tal vez algo que todos experimentamos en ocasiones, no sea un patrón de comportamiento por el que la mayoría de la gente quiera definirse.

Y allí donde se habla de agresividad, suele mencionarse la testosterona. A lo largo de las décadas, la testosterona se ha convertido en sinónimo de agresividad: ya sea para explicar por qué los hombres son más agresivos que las mujeres, o por qué algunos hombres son más agresivos que otros, "mayor testosterona" es probablemente la respuesta más común que la gente lanzará. Por si fuera poco, los frecuentes casos de "rabia de los esteroides" entre los culturistas y los consumidores de esteroides han arraigado la idea general de que cualquier cosa que aumente los niveles de testosterona lo hará más agresivo.

Cuando las personas escuchan sobre la terapia de reemplazo de testosterona (TRT) que se usa para superar una deficiencia de testosterona, el aumento de la agresividad podría ser una preocupación. En este artículo, sin embargo, aclararemos por qué este no es necesariamente el caso.

La evidencia sobre la TRT y la agresividad

Gracias a la ciencia moderna, muchos estudios han examinado si la administración de testosterona cambia los marcadores de agresión. Estos estudios toman un grupo de participantes, generalmente con niveles bajos de testosterona al inicio (el comienzo del estudio), luego miden y rastrean los cambios en su agresividad (mediante autoinformes o índices de comportamiento) en respuesta a la TRT.

El estudio más sólido hasta la fecha es un metaanálisis reciente de 14 ensayos experimentales, en el que se descubrió que la TRT no modificaba significativamente la agresividad en general.1 Dado que los estudios incluidos informaron tamaños de efecto similares (o falta de efecto) a pesar de utilizar metodologías muy diferentes, también es poco probable que se pasara por alto un "efecto verdadero" en un conjunto específico de condiciones (como cuando se utiliza una determinada dosis, frecuencia y vía de administración). De hecho, los estudios que prescribieron dosis suprafisiológicas de testosterona (200 mg - 600 mg semanales), es decir, superiores a las que se aconseja tomar a la gran mayoría de las personas, no informaron de cambios significativos en la agresividad o la ira.2,3 En hombres con un nivel bajo de testosterona al inicio del estudio, uno de estos estudios incluso informó una menor agresividad a causa del tratamiento con testosterona.2

Para apoyar esta postura desde un ángulo ligeramente diferente, estudios recientes de imágenes cerebrales han descubierto que la terapia con testosterona no altera las partes funcionales del cerebro que controlan la empatía (definida como la capacidad de comprender y compartir los sentimientos de los demás).4 No la agresividad, para ser claros, sino que la empatía es sin duda una emoción social que influye mucho en el riesgo de que una persona actúe de forma agresiva. Así pues, con escasas pruebas de que la terapia con testosterona afecte a un factor de riesgo primario de la agresividad (la empatía), y a la agresividad en sí, el grueso de la investigación no indica demasiados motivos de preocupación a este respecto.

Dicho esto, como ocurre con muchas terapias, merece la pena tener en cuenta las diferencias de respuesta individuales, aunque no se produzcan cambios medios en un grupo. Por ejemplo, aunque un estudio no halló cambios medios en la agresividad entre 121 adultos varones sanos, la terapia con testosterona sí provocó que una minoría de participantes con rasgos de alta dominancia y bajo autocontrol se mostraran más agresivos.5 En la actualidad, algunas investigaciones intentan dilucidar los posibles perfiles de personalidad que podrían ser susceptibles a ciertas respuestas al tratamiento, como el aumento de la agresividad; aun así, incluso en esta posible realidad, la TRT estaría modulando los altos niveles existentes de comportamiento agresivo entre ciertos individuos, sin causar agresividad per se.6

¿Qué ocurre con los esteroides y la "rabia por los esteroides"?

Es cierto: existen pruebas fehacientes de que los esteroides anabolizantes aumentan la agresividad autodeclarada. Comparado con la TRT, la "rabia de los esteroides" no es tan fantasiosa.7 Sin embargo, el tamaño del efecto es pequeño y depende en gran medida de la dosis. Solo cuando los esteroides anabolizantes se toman en cantidades elevadas, algunos individuos, aunque sean una minoría, corren el riesgo de sufrir cambios sustanciales en su personalidad y estado de ánimo. Es posible que haya oído un puñado de historias impactantes sobre consumidores de esteroides anabolizantes que actúan fuera de sí mismos para adoptar conductas violentas y delictivas, pero estos casos son extremadamente raros y no deben comunicarse como una verdad general.

Lo que suele pasar desapercibido en estas conversaciones es que el uso (o abuso) de esteroides anabolizantes no es intercambiable con la TRT bajo la supervisión de un profesional de la salud. Muchos esteroides anabolizantes no solo son muy potentes y proceden de "laboratorios clandestinos" con protocolos de seguridad cuestionables (si es que los hay), sino que además suelen tomarse en dosis entre 10 y 100 veces superiores a la producción natural o a las dosis convencionales utilizadas en la terapia con testosterona.

Otras consideraciones sobre la "rabia de los esteroides" son que 1) los esteroides anabolizantes pueden atraer a una población masculina con personalidades más agresivas, y 2) la mayoría de los estudios no experimentales sobre el consumo de esteroides y la agresividad utilizan participantes con más probabilidades de tener comportamientos agresivos, como consumidores de drogas, delincuentes, presos, policías, guardias de seguridad y de discotecas. La investigación sobre esteroides hasta la fecha no está demasiado interesada en saber si la gente tranquila y calmada empezará una reyerta en el bar local; más bien, si los individuos con rasgos de personalidad o trabajos centrados en la agresividad empezarán a actuar de forma más agresiva. Por lo tanto, es difícil saber hasta qué punto la "ira de los esteroides" se debe a los propios esteroides anabolizantes y hasta qué punto es un subproducto del tipo de personas que toman esteroides (o que se estudia que los consumen).

¿Se pierde el panorama general?

Una de las partes más frustrantes de la narrativa de que la TRT aumenta la agresión es que distrae de sus efectos generalmente positivos sobre la salud mental. En pacientes con niveles bajos de testosterona, una gran cantidad de evidencia ha indicado consistentemente que la terapia con testosterona mejora los síntomas depresivos, la fatiga y la calidad de vida.8–10 Estos son los tipos de mensajes que la gente debería escuchar tanto, si no más, que el miedo a la agresión que de todos modos no es científicamente sólido. Para muchos, la elección de comenzar a tomar TRT es positiva y puede cambiarles la vida. Si persisten las preocupaciones sobre el comportamiento agresivo de la terapia con testosterona, recomendamos discutirlas con su profesional de la salud.

Puntos a tener en cuenta

  • La evidencia sugiere que la TRT no aumenta la agresividad.
  • Incluso en individuos potencialmente susceptibles, la TRT probablemente modula los altos niveles existentes de comportamiento agresivo en lugar de causarlo per se.
  • La TRT generalmente se asocia con resultados positivos de salud mental, particularmente en hombres con niveles bajos de testosterona.
  • El abuso sistemático de esteroides anabólicos (incluido el que conduce a la "rabia de los esteroides") es completamente distinto de la TRT, que cuenta con el apoyo de un profesional de la salud.
Referencias:
  1. Geniole SN, et al. Epub 2019;123:104644.
  2. O’Connor DB, et al. Physiol Behav 2002;75(4):557–66.
  3. Tricker R, et al. J Clin Endocrinol Metab 1996;81(10):3574–8.
  4. Andrei AP, et al. Compr Psychoneuroendocrinol 2022;10:100134.
  5. Carre JM, et at. Biol Psychiatry 2017;82(4):249–256.
  6. Geniole SN, et al. Psychol Sci 30(4):481–494.
  7. Chegeni R, et al. Psychopharmacology 2021;238(7):1911–1922.
  8. Walther A, et al. JAMA 2019;76(1):31–40.  
  9. Ferreira MDA, Mendonca JA. Drugs Context 2022;11:8–12.
  10. Rosen RC, et al. J Sex Med 14(9);1104–1115.

Manténgase actualizado y únase a nuestra lista de correo

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.