diábetes y Obesidad

Diabetes y disfunción eréctil: ¿Existe alguna relación?

Reviewed by:

La disfunción eréctil es un problema común entre los hombres, incluidos los diabéticos. Hasta el 75% de los varones diabéticos padecen disfunción eréctil, por lo que está claro que existe una relación entre diabetes y disfunción eréctil.1

En este artículo, profundizaremos en los conceptos básicos de la disfunción eréctil, exploraremos la relación entre la diabetes y la disfunción eréctil y analizaremos cómo el control eficaz de la diabetes puede ayudar a los hombres a evitar el desarrollo de la disfunción eréctil.

¿Qué es la disfunción eréctil?

Se trata de una afección frecuente en la que el hombre no consigue una erección lo suficientemente firme como para mantener relaciones sexuales (o es incapaz de mantener una erección el tiempo suficiente como para mantenerlas). Afecta aproximadamente al 50% de los hombres de entre 40 y 70 años.2

No existe una única causa para la disfunción eréctil. Son muchos los factores físicos y psicológicos relacionados con esta afección.

Desde el punto de vista físico, los cambios en el funcionamiento de los nervios, los músculos y los vasos sanguíneos pueden contribuir al desarrollo de la disfunción eréctil. Algunos de los factores de riesgo conocidos son las enfermedades cardiacas, la hipertensión arterial, el colesterol alto, el tabaquismo, la obesidad y, por supuesto, la diabetes (más información sobre este tema más adelante).

Factores psicológicos como la ansiedad, la depresión, el estrés y los problemas de pareja también pueden contribuir a la disfunción eréctil.

Aprenda más sobre la disfunción eréctil, incluidos los síntomas, las causas y el tratamiento.

Tratamiento de la disfunción eréctil

Tratamiento psicológico

Muchos hombres con disfunción eréctil pueden beneficiarse del asesoramiento sexual y afectivo. Aunque la causa principal sea física, la disfunción eréctil puede afectar a la salud mental y a las relaciones de pareja. Las investigaciones sugieren que recibir conjuntamente terapia psicológica y medicación para la disfunción eréctil mejora los resultados incluso cuando se haya identificado una causa física.3

Medicamentos

La medicación para la disfunción eréctil suele ser la opción de tratamiento más común. Muchos hombres piensan que el Viagra es el único medicamento para la disfunción eréctil, pero existen otros medicamentos para la disfunción eréctil, como el tadalafilo (marca Cialis), el vardenafilo (marca Levitra) y el avanafilo (marca Stendra).4

Todos ellos pertenecen a una familia de fármacos denominados inhibidores de la PDE-5. Actúan relajando el músculo liso del pene, lo que a su vez relaja los vasos sanguíneos y aumenta el flujo sanguíneo. El pene puede llenarse de sangre con mayor facilidad, lo que provoca una erección.

Seguirá necesitando estar sexualmente excitado para conseguir una erección; la medicación sólo facilita el proceso.

Otros tratamientos

Si los medicamentos no son eficaces, existen otras opciones como los medicamentos inyectables, las cremas, las bombas de vacío (para estimular el flujo sanguíneo al pene) e incluso los implantes de pene que se colocan dentro del pene mediante cirugía. Es importante comentar estas opciones con un profesional de la salud antes de empezar.

Uno de los tratamientos más relevantes que aún no hemos mencionado son los cambios en el estilo de vida. Dejar de fumar, limitar el consumo de alcohol, aumentar la actividad física y mantener un peso corporal saludable ayuda a mantener un buen flujo sanguíneo hacia el pene y a evitar la disfunción eréctil.

Estos cambios en el estilo de vida pueden ser especialmente importantes en los hombres con diabetes, ya que son más propensos a sufrir daños en los vasos sanguíneos y los nervios del pene. Veamos por qué.

Más información sobre los tratamientos para la disfunción eréctil.

La relación entre diabetes y disfunción eréctil

Los hombres con diabetes tienen 3,5 veces más probabilidades de sufrir disfunción eréctil.5 Pero, ¿a qué se debe esto?

Uno de los aspectos de la diabetes es tener altos niveles de azúcar en sangre. A largo plazo, los niveles elevados de azúcar pueden provocar la inflamación de los vasos sanguíneos. Esto provoca cicatrices que hacen que los vasos sanguíneos sean más pequeños y más resistentes al bombeo de la sangre. Si esto ocurre en los vasos sanguíneos del pene, puede causar disfunción eréctil.5

Los niveles elevados de azúcar en sangre también interfieren en la función nerviosa, lo que puede afectar a los nervios que entran y salen del pene. Dado que el pene necesita la intervención de los nervios para alcanzar y mantener la erección (en forma de estimulación física o mental), esto puede provocar disfunción eréctil.

La obesidad es una causa común de la diabetes de tipo 2. Los hombres diabéticos con exceso de grasa corporal son más propensos a padecer aterosclerosis (estrechamiento de los vasos sanguíneos), lo que reduce el flujo sanguíneo al pene. También tienen más probabilidades de sufrir desequilibrios hormonales, como un nivel bajo de testosterona.

Casi el 30% de los hombres con diabetes también tienen niveles bajos de testosterona.6 Algunas investigaciones sugieren que el nivel bajo de testosterona en los hombres diabéticos está relacionado con la disfunción eréctil, pero se necesitan más estudios para poder afirmarlo con seguridad.7 Se sabe que el nivel bajo de testosterona reduce la libido, lo que a su vez puede causar disfunción eréctil.

Está claro que la diabetes puede aumentar la probabilidad de desarrollar disfunción eréctil, pero hay varias cosas que puede hacer para reducir este riesgo.

Cómo evitar/mejorar la disfunción eréctil si tiene diabetes

Evitar la disfunción eréctil

Mantener los niveles de azúcar en sangre bien controlados desde el principio es importante para evitar la disfunción eréctil. Si los niveles de azúcar han estado altos durante un tiempo, controlarlos puede ayudar a mejorar los síntomas de la disfunción eréctil, pero puede no ser tan eficaz si ya se han producido daños en los nervios.

Dependiendo del tipo de diabetes que padezca y de la fase en que se encuentre, podrá controlar sus niveles de glucosa en sangre con dieta, insulina y/u otros medicamentos para la diabetes. Los estudios demuestran que la metformina puede mejorar los síntomas de la disfunción eréctil, especialmente en los hombres resistentes a la insulina.8

Mejorar su estilo de vida, en la medida de lo posible, también puede ayudarle con la disfunción eréctil. Esto incluye mantener un peso saludable. Los estudios han demostrado que seguir una dieta equilibrada baja en calorías y hacer ejercicio con regularidad reduce los síntomas de la disfunción eréctil.9 Otro estudio reveló que los hombres diabéticos que hacían ejercicio con regularidad tenían menos probabilidades de sufrir disfunción eréctil.10

Obtenga más información acerca de cómo saber si padece disfunción eréctil.

Tratamiento de la disfunción eréctil

Los inhibidores de la PDE5 son una forma eficaz de tratar la disfunción eréctil en los hombres diabéticos. La mayoría de los medicamentos para la disfunción eréctil son adecuados para los hombres diabéticos, aunque los investigadores no se ponen de acuerdo sobre qué tipo es mejor.5 Los medicamentos para la disfunción eréctil tienen la ventaja añadida de mejorar el flujo sanguíneo a otras zonas del cuerpo, lo que disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares.5

Los hombres que no responden a la medicación con inhibidores de la PDE5 pueden probar otros tratamientos, como supositorios dentro del pene, cremas, inyecciones, dispositivos de vacío e incluso implantes.

Si es usted diabético y tiene problemas de disfunción eréctil, es importante que acuda a su médico. Él podrá aconsejarle sobre la mejor manera de controlar su nivel de azúcar en sangre, recetarle los medicamentos adecuados y sugerirle distintas opciones de tratamiento de la disfunción eréctil. Esto es especialmente importante porque la disfunción eréctil puede ser un factor predictivo de enfermedad cardiovascular (obtenga más información sobre este vínculo aquí).

Referencias
  1. Tamás V, et al. Handb Clin Neurol 2014; 126: 223-32.
  2. NHS Inform. Erectile dysfunction. Available from: https://www.nhsinform.scot/illnesses-and-conditions/sexual-and-reproductive/erectile-dysfunction-impotence/
  3. Dewitte, M et al. Sex Med 2021; 9: 100434.
  4. NHS. Erectile dysfunction (impotence). 2019. Available from: https://www.nhs.uk/conditions/erection-problems-erectile-dysfunction/
  5. Defeudis G, et al. Diabetes Metab Res Rev 2022; 38(2): e3494.
  6. Dandona P, et al. J Clin Endocrinol Metab 2011; 96(9): 2643‐2651.
  7. Korani MA, et al. Alexandria Journal of Medicine 2018 Dec; 54(4): 319–21.
  8. Patel JP, et al. Transl Androl Urol 2017; 6(3): 556-565.
  9. Gupta BP, et al. Arch Intern Med 2011;171(20):1797-803.
  10. Minami H, et al. J Diabetes Investig 2018;9(1):193-198.

Manténgase actualizado y únase a nuestra lista de correo

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.